inteligencia emocional

10 tips para desarrollar tu inteligencia emocional

La IE examina la importancia de la faceta emocional como elemento clave en la inteligencia.

La Inteligencia Emocional es uno de los conceptos clave para comprender el rumbo que ha tomado la psicología en las últimas décadas.

De un modelo preocupado fundamentalmente en los trastornos mentales por un lado y por las capacidades de razonamiento por el otro, se ha pasado a otro en el que se considera que las emociones son algo intrínseco a nuestro comportamiento y actividad mental no patológica y que, por consiguiente, son algo que debe ser estudiado para comprender cómo somos.
Así pues, la Inteligencia Emocional es un constructo que nos ayuda a entender de qué manera podemos influir de un modo adaptativo e inteligente tanto sobre nuestras emociones como en nuestra interpretación de los estados emocionales de los demás. Este aspecto de la dimensión psicológica humana tiene un papel fundamental tanto en nuestra manera de socializar como en las estrategias de adaptación al medio que seguimos.

1 “Calienta tu cerebro”

Inicia el día con actividades que despierten tu mente y que a la vez la reconforten. Puedes hacer ejercicio, escuchar música o meditar.

2.- Alimenta tu mente

Consume proteínas en alimentos como huevo y pollo, así como las grasas que contienen Omega 3  presentes en las nueces y el pescado.

3.- Mantén la curiosidad

Nunca dejes de aprender cosas nuevas, aunque no tengan que ver con tu negocio. Aprende un idioma, toma clases de historia, toca un instrumento.

4.- Domina el arte del autocontrol

Evita que emociones como el enojo y la ira se apoderen de ti, en especial en el momento de tratar con empleados y clientes.

5.- Sé Empático

Desarrollar la capacidad de ponernos en los zapatos de los demás nos permitirá formar vínculos más personales y de largo plazo.

.

6.- No te enganches

Aprende a poner pausa antes de crear una dificultad de la nada. Esto significa dejar ir cosas insignificantes que se presentan todos los días.

7.- Establece prioridades

Cuando tienes la meta final como prioridad, es más fácil enfocar tu energía en lo que es valioso sin desviarte para resolver tareas más pequeñas.

.

8.- Aléjate de gente tóxica

En el ámbito laboral y personal, evita relacionarte con personas manipuladoras, mentirosas o negativas. ¡Están mejor fuera de tu vida!

9.- Toma descansos mentales

Por lo menos cada hora, mueve tu cuerpo para refrescar tu cerebro. Pasea por la calle o haz estiramientos en tu escritorio.

.

10.- Haz una cosa a la vez

Ser multitareas genera estrés y efectos negativos en tu desempeño. Enfócate en una tarea, así cometerás menos errores y serás más creativo.